La mejor forma de contar con la admiración de los demás es siendo humilde, escala para ti y veras la luz.

.

.

domingo, 21 de mayo de 2017

Royal Arches Route y Crest Jewel North Dome - Yosemite 2001

Supongo que a muchos nos ha pasado que estábamos escalando una de esas vías algo más fáciles, en las que nos encontramos a gusto y de repente, a los 3 largos se acaba y pensamos…… ojala tuviera 10 largos más.
De esas vías hay muchas, pero en este caso quiero presentaros un encadene de dos tapias, eso sí,  están un poco lejos, en Yosemite, en ese Yosemite un poco más amable, que no todo son tapiones de 1000 metros súper verticales y de varios días ahí colgado.

Royal Arches es una buena tapia, de unos 500 Mtrs. Surcada por numerosas vías, la más clásica la Royal Arches Route, es una escalada larga, de 15 Tiradas en las que en ningún momento nos veremos agobiados por la dificultad sino más bien todo lo contrario iremos pasando largo tras largo disfrutando simplemente del paisaje y de ascender por la vía sin preocupaciones, únicamente en el largo 9 existe una travesía más difícil que se puede resolver mediante un péndulo y  el  largo de salida a la cima, también en travesía de pura adherencia en el que también tendremos que poner más atención.

Llegados a este punto se puede descender mediante rapeles, también existe una bajada a pie o bien surcar un bosque y un gran mar de roca para llegar al North Dome, y así continuar la escalada de este otro coloso.

Algo más de una hora pateando separan estas dos vías, en este caso la Vía Crest Jewel del North Dome, otros 500 Mtrs. De tapia, que se asemejan mucho a un Yelmo gigante y que se resuelven en otros 10 largos más, eso sí, en este caso algo más difíciles, aunque en  adherencia, y de esto los pedriceros algo sabemos.

Desde el principio esta era nuestra idea, es decir, encadenar las dos vías, para ello subíamos 2 macutos en los que llevábamos agua comida y unos sacos ligeros para dormir por si vivaqueábamos por el camino, como así fue, en este caso en la cima.

Cuando llegamos al principio de la segunda vía, dudamos un poco si seguir para arriba o no, pero mi querido amigo Gondo lo resolvió rápidamente comentando: “pero si es como llegar al Yelmo por la tarde y hacer 3 vías” , y casi sin darnos cuenta ya había empezado el primer largo, la dificultad se hace notar, aunque no llega a ser agobiante, la distancia entre seguros a veces es notable, vamos, como escalar en el Yelmo,  y así poco a poco, pasito a pasito, y después de 25 largos en total, llegamos a la cumbre, indescriptibles las vistas y las sensaciones después de tan larga escalada.

Hubo un momento en que pensábamos si bajar hasta el valle o dormir en la cumbre, la verdad es que ya estaba poniéndose el sol, ante el desconocimiento de la bajada decidimos vivaquear y bajar al día siguiente, menos mal, porque menuda paliza para bajar de allí, se nos hubiera hecho de noche seguro.

Así que preparamos un vivac lo mas cómodo posible, cenamos algo y el resto de comida lo escondimos a más de 100 Mtrs. De donde estábamos, esto es debido al tema de los osos, que ya os advierto que hay que estar muy al loro porque es realmente peligroso.

Pasamos un frio de la hostia en el vivac, sobre todo pensando que estamos en Yosemite, aunque si os digo la verdad durante toda nuestra estancia allí ese fue el panorama, frio y lluvia y eso que estábamos en pleno verano.

Y ya nos toca la bajada, ufff menos mal que ayer no decidimos bajar, porque nos esperaba una bajadita bien larga, unos 14 Km. Por bosques alucinantes para finalmente llegar al camino que baja por el lateral de Yosemite Falls y ver la cascada desde su mismo nacimiento, la verdad es que son imágenes que se te graban en la mente para toda la vida.


Y poco más, resaltar que la escalada no sería nada para mi si no fuese en  compañía de grandes amigos, en este caso El Gondo y el Nachete.




Marcado en rojo las vías y en azul la transición de mas de una hora entre una y otra, en Yosemite todo es grandioso y hasta que no estas dentro, no te das cuenta de la enormidad de todo lo que te rodea.




Bien temprano, primer largo y todo un mundo por delante.







La escalada no es muy difícil, pero si muy bonita en algunos de sus largos.













Un mar de granito separa las dos vías.




En el North Dome la adherencia es el tipo de escalada que nos espera.










Hay que ir atentos para no despistarse en este océano de piedra.







Desde la cumbre el panorama es increíble y nuestra satisfacción después de la escalada enorme.




Ya solo nos queda dormir, que sitio mas privilegiado, y esperar la luz de un nuevo dia para el regreso.




La bajada es larga, pero no paras de mirar a un lado y a otro descubriendo cosas nuevas, que maravilla de naturaleza.



4 comentarios:

  1. Muchas gracias, por la lectura y el comentario, Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Wuimbooooor soy gondo,haces latente las vivencias,tengo suerte de haber estado en ese momento de la historia al lado vuestro,un abrazo muy fuerte hermano

    ResponderEliminar
  3. Gondo.....hermano, la de cosas que hemos vivido juntos, todas ellas las tengo grabadas a fuego, un gran abrazo.

    ResponderEliminar