La mejor forma de contar con la admiración de los demás es siendo humilde, escala para ti y veras la luz.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Uso de la cinta PANIK


Parece, que desde hace relativamente poco tiempo,  se viene viendo algo más el uso de las llamadas cintas tramposas (nombre que particularmente no uso porque pienso que las trampas en escalada, por lo menos la mayoría,  se cometen con la boca)  supongo que debido a la comercialización de las conocidas PANIC,,  la verdad es que el uso de estas cintas no es nuevo, ni mucho menos, tanto es así que posiblemente hace unos 30 años ya se usaban, yo todavía conservo y uso un mosquetón que adquirí hace esos años por lo menos y que se mantiene abierto de una forma muy peculiar, pudiendo apañarse para hacerte tu propia cinta rígida.
 

 

 Más tarde se empezó a comercializar el tipo actual de mosquetones con otro sistema de mantener la apertura.






Hasta que no hace mucho salieron al mercado las PANIC, un modelo de cinta larga, una bien larga y otra un poco más corta.

Este es el modelo largo.
 
 
 
 
Lo primero que notas cuando usas la más larga es que evidentemente puedes chapar desde más abajo que con una cinta convencional, lo cual tiene sus ventajas, pero por otro lado cuando pasas el seguro y el terreno no te permite cambiar la cinta por una más corta, ves que la posible caída será más larga, poco tardé en buscar un remedio para esto y aquí os lo presento.

Se trata de poner una cinta con un mosquetón en el mosquetón que va a la chapa en la PANIC, de forma que ahora tenemos dos en una, una imagen vale más que mil palabras.
 
 
 
 
De esta forma chaparemos primero el mosquetón más bajo y en cuanto podamos el más alto, acortando así la cinta  en exactamente 37 Cm. Medidos con el metro tal y como yo la he montado.
Distancia suficiente para salvaguardar nuestros tobillos en una caída.
 
 
 
 








Es evidente que los fabricantes no llevan este sistema entre sus indicaciones de buen uso, por lo que únicamente tú decides si vas a usarlo, seguramente este pequeño truco tendrá incluso sus inconvenientes, por lo que ni siquiera yo te recomiendo que lo uses.

Pero ahí lo dejo………………
 






 

miércoles, 7 de septiembre de 2016

El Pedraforca – Vía de Tots y Vía Anglada-Guillamon


El Pedraforca es un emblemático macizo  de Cataluña,   tiene varias cimas, dos  de ellas  bien diferenciadas,  llamadas Els Pollegons, la cima más alta es El Pollego Superior de 2506 Mtrs, luego está el Pollego Inferior de 2444 Mtrs., estas dos  están separadas por un collado denominado la enforcadura, aparte están las cimas  de  El Calderer de 2496 Mtrs y el Cabirols de 2317 Mtrs.

 Todo el macizo forma parte del parque natural del Cadi-Moixeró.

 
 
 
Hay posibilidad de escalar en cara sur o cara norte, que viene muy bien en el verano.

La mejor forma de acceder a las vías es desde el refugio LLuis Estasen atendido por Joan Martí y familia.

 Merece muchísimo hacer los más de 600 KM desde Madrid para escalar allí, existen muchas vías en todo el macizo todas ellas en un entorno mágico y en paredes largas y complicadas.


Fue en Julio del 1999 cuando decidimos hacer una vía en su cara sur, la vía de Tots, una  gran clásica semiequipada, actualmente reequipada pero que nosotros pillamos todavía con el equipamiento original, la vía tiene unos  450 Mtrs en 13 largos, en el largo 4 tenemos un escape por la gran diagonal y en el largo 10 otro por la Feixa.

 
 

El primer largo nos sorprendió porque no vimos muy clara la entrada, de hecho no tenemos claro si lo hicimos bien, por lo que, como todavía te pilla frio nos resultó un poco expo, luego vas cogiendo tono y todo va mejor…claro que no fácil, sobre todo cuando llegas al largo de los canalizos, pienso que único en la zona y desde luego bonito y difícil, asegurado con chapas pero que no están ni medio cerca así que toca apretar.

Después de la Gran diagonal los largos 6 y 7 que discurren por unos diedros, son de lo mejor de la vía quedando una pequeña sorpresa final en los largos de salida. Como casi siempre no nos prodigamos mucho con las fotos pero algo hay.
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 En verano, concretamente en Agosto del 1999, nos apetecía venir otra vez al Pedra a escalar, eso sí, esta vez por la Cara Norte, a la sombra.

Nos decidimos por la clásica  Directa Anglada-Guillamon, una vía de 1958 que hasta la cumbre recorre unos 600 Mtrs.
 

 
 
La Cara Norte es más abrupta que la Sur, tiene un aspecto más de alta montaña.

 La dificultad se concentra en los 6 primeros largos, quedando luego un camino menos definido que cuenta con algún escape más rápido.

Recuerdo que en los primeros largos, que se pueden hacer en libre o artifo, había bastantes clavos, pienso que son originales de la apertura, las típicas espadas con argollas que sobresalen de la pared de forma sorprendente, un par de ellas al tantearlas casi las saco  con la mano, Ufff , menuda sensación.

A partir del largo sexto, el terreno se suaviza pero hay que leer bien el camino.



 
 
 
 
 
 

Una cosa a tener en cuenta en verano son las tormentas que casi siempre poco más allá de mediodía hacen presencia, tal y como nos pasó a nosotros, menos mal que ya estábamos en la cumbre y se hace más llevadero, porque los truenos hacen que tiemble toda la montaña.

 

Pues nada, a todos  aquellos que no conozcáis el Macizo del Pedraforca, os aconsejo una visita, que seguro que no os defraudara.



HASTA LA PROXIMA..................................