La mejor forma de contar con la admiración de los demás es siendo humilde, escala para ti y veras la luz.

.

.

martes, 4 de junio de 2013

El Aneto


Un día  surgió la oportunidad de hacer una salida al pirineo a intentar el que sería mi primer 3000, excursión en autocar a Benasque y como objetivo la ascensión al Aneto 3404 Mtrs, era el 31/10/ 1977 y había bastante  nieve a pesar de ser Octubre y hacia mucho frio,  pero eso no era mucho obstáculo, después de una corta pernocta en la renclusa, nos desperezamos muy de madrugada para comenzar, sin más problemas que los normales de la ascensión sobre todo al caminar con los crampones,  algo en lo que no éramos expertos ni mucho menos, pero que poco a poco fuimos cogiéndole el truco,  llegamos tras atravesar el  glaciar, al famoso paso de Mahoma, una cresta bastante afilada y más larga de lo que pensábamos,   la atravesamos sin contratiempos, eso sí, por turnos y encordados, llegando poco después todos a la cumbre con la cruz tan característica, poco tardamos en iniciar la bajada, ya que nos quedaba mucho, como el día estaba estupendo y el sol calentaba bien, la huella en la nieve en la bajada no precisaba de crampones, cosa que todos agradecimos acelerando además el paso sin ellos puestos, nuestro grupo era el primero y fuimos los primeros  en atravesar el portillon, ya viendo más cercano el refugio y con lo cansados que estábamos decidimos pararnos un rato a comer algo y a beber, allí nos sentamos al borde de una especie de collado, que parecía dividía un poco la orientación porque hacia abajo se veía el panorama mas sombrío,  cuál fue nuestra sorpresa y aun hoy en día no se me va de la cabeza, que el grupo que venía por detrás decidió no hacer esa parada y el que iba primero enfilo la cuesta abajo, y nada mas avanzar unos pocos metros…..zass…. derrapo y empezó a caer por la cuesta que estaba completamente helada, todo duró unos segundos, intento clavar el piolet, no lo consiguió y no  pudo  parar,  caía a una velocidad vertiginosa, hasta que de repente choco con una piedra y salió volando, a partir de ahí todo fueron golpes y más golpes y seguir cayendo….varios centenares de metros, como un muñeco, ni siquiera vimos donde se paro, a todos nos invadió el miedo y la confusión, aun así hubo una persona que no se lo pensó y salió corriendo cuesta abajo como alma que lleva al diablo, no entendemos como no corrió la misma suerte, el caso es que minutos después desapareció de nuestra vista, nosotros y el resto de la gente que venía por detrás decidimos montar unos rapeles para bajar esa primera parte, y ahí nos dimos cuenta que esa vertiente al ser por la tarde y estar muy sombría estaba completamente helada, al rato vimos a quien había bajado corriendo, estaba en el camino, había localizado al caído y se confirmo lo peor, estaba muerto y destrozado, en cuanto llegamos al refugio se aviso a la guardia civil, dado lo avanzado del día y al ser estos cortos por la época, cuando llegaron no vieron posibilidad de llevar a cabo el rescate esa noche, así que ahí quedo hasta el día siguiente, nosotros por nuestra parte habíamos vivido la experiencia de nuestro primer 3000 pero al mismo tiempo vivimos la peor de las experiencias al presenciar en directo el accidente mortal, hoy todavía pienso que si no llegamos a parar en aquel momento, podría haber sido yo el que cayese, pero las cosas son como suceden……..y la vida continua.

El accidente quedo reflejado en la prensa de la época tal y como os muestro.
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario